captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-16-04-53

3 pasos para liberar espacio en tu cerebro, emancípate de la infobesidad

La cantidad de información a la que nos enfrentamos en nuestro día a día es enorme, en un día consumes más información que las generaciones pasadas en varios meses. Es la era de la infobesidad. Gastamos nuestro precioso tiempo en compartir publicaciones que ni siquiera hemos llegado a leer más allá del titular y primer párrafo. En las redes sociales apretamos el gatillo del “me gusta” sin más, seguimos y compartimos en un abrir y cerrar de ojos, sin detenernos.

Tuits, likes, publicaciones sociales, todo responde a la llamada por la aprobación social, y dado que tanto las redes sociales como apps y otros medios online están diseñados para generar información de consumo chatarra, picamos como moscas porque realmente es lo que somos: estamos biológicamente programados para la cultura de la distracción y la red con sus incentivos en formato de gamificación instantánea nos lleva directo a una espiral de consumo infotóxico.

Habrás oído hablar de la neuroplasticidad, esa capacidad que tiene el cerebro para alterar sus mecanismos en base a las nuevas experiencias que vamos acumulando. Así es, las redes sociales modifican la química de nuestro cerebro, te invito a leer este artículo en la que destacamos cuatro pruebas de que eso es así: se destruyen fibras nerviosas, se libera dopamina y oxitocina, afecta nuestra capacidad cognitiva, y el multitarea que no existe en realidad no es más que pura distracción.

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-16-06-52

Infobesidad, somos acumuladores de información sensacionalista

Digitalmente hablando, lo primero que haces por la mañana al despertarte es consultar las redes sociales para informarte, a la hoguera los periódicos y revistas en papel de toda la vida. Hubo un debate que saltó a la red hace escasos meses, el de la responsabilidad de Facebook en la circulación y tratamiento de las noticias falsas, con trasfondo de elección estadounidense Trump vs. Clinton. Y sí, medidas se están tomando y hablamos de ello en el post “de la desinformación tóxica a la alfabetización digital”. Pero, en vez de centrarnos en ser actores de nuestras vidas, nos volvemos meros acumuladores informativos sin ton ni son.

No he dicho que informarse en redes sociales sea malo sino nuestro enfoque, el amasar tantos datos de forma un tanto caótica, sin objetivo claro más allá de la reflexión: “a ver si me topo con algo crujiente que compartir en mi muro y así subir mi ego a golpes de seguidores y puñados de me gusta”. Caricaturo un poco, mucho… pero el resultado es el mismo: llenamos una mente con información en tiempo real, trivial y viral. Sabías que habíamos creado más contenido estos últimos 30 años que en 5.000 años de historia… ¿no? Somos actores de la info pero se nos vuelve en nuestra contra: la información se repite, se clona y se distorsiona rebotando entre medios sensacionalistas. Hay formas de retomar el control y lo harás a través de una estrategia digital.

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-16-07-34

¡Pero vámonos al lio! Hace tiempo que las redes sociales ya no son un mero pasatiempo y se han convertido en un controvertido estilo de vida donde pasamos a tiempo completo nuestra existencia. Los niños están siendo víctimas de la abducción digital con sus tablet y smartphones. Estamos expuestos permanentemente a la información, y saltamos con una gran facilidad de un tema a otro sin llegar a profundizar; nos quedamos arriba en la superficie. La infobesidad monopoliza nuestra actividad neuronal, para ser creativo hay que hacer el vacío. Crear espacio para que fluyan las ideas y se crean conexiones entre ellas. Ha llegado la hora de la desinfotóxibesidad, y lo conseguiremos siguiente estos tres sencillos pasos.

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-17-02-50

No dejes para mañana lo que puedas abarcar hoy, sin apretar

Es sabido de todos que no hay que dejar para mañana lo que puedas hacer hoy o que quien mucho abarca poco aprieta. Así que usa métodos de gestión de la actividad como por ejemplo “Getting things done” para organizar la información que realmente te interesa de forma inteligente. Los grupos y páginas que seguimos en Facebook son como esas pilas de papeles que se amontonan en tu despacho, lo primero que has de hacer es dejar de seguirlas, ser más selecto o usar herramientas como Feedly donde consultar las fuentes oportunas. Para lanzarte en esta tarea usa la técnica del Pomodoro y haz sesiones cortas sin agobios. También puedes consultar 15 herramientas que hemos reunido en el siguiente artículo.

Infobesidad, 15 recursos para retomar el control de la situación

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-17-23-17

Crea momentos de consulta digital, desconecta de lo contrario

Es igual que en las relaciones sentimentales, para que funcionen hay que crear espacio al otro, sin tensión ni agobios y respetando tiempos de desconexión. Lo harás con toda esa vorágine de información creando consultorios digitales, espacios para consultar tus redes sociales y demás herramientas a través de las cuales te informas. No hagas de las ansias de consumo informativo tu estilo de vida sino mejora tu estilo de vida respetándote. Lo que no puedes hacer es seguir entrando en tus redes sociales al caer de una notificación como si fueses un animal salvaje abalanzándose sobre su presa; alterna consultas con los tiempos de desconexión. Los necesitas para librarte de la enajenación digital

8 motivos slow para crear tiempos de desconexión digital

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-17-28-45

Deja de procrastinar, elimina todo lo que no es esencial para ti

Esto es fundamental, deberíamos adoptar una actitud de minimalista digital sino corremos el riesgo de que la nube nos absorba literalmente. Hay tantos servicios online a los que un día nos apuntamos, o apps de las que recibimos notificaciones, como personas tóxicas en nuestras vidas, o más. Mucho más, ya va siendo tiempo de eliminar todo lo que ya no usas o visitas, no dejes que tu personalidad sembre miguitas de pan digital por ahí. Toma todo tu tiempo y haz una limpieza, empezando por un inventario de todo el espacio digital que ahora mismo ocupa tu mente. Localiza los duplicados y ladrones de tiempo… sácalos de tu vida. Luego disfruta de 15 cosas que hacer en tiempos de desconexión digital.

15 cosas slow y saludables que hacer en un día sin móvil ni Internet