hotline-1331313_1280

¡5 motivos para no dormir con el móvil debajo de la almohada,… o no!

Demos un rápido repaso a certezas y bulos que se leen a menudo en los medios digitales acerca de este tema, una puesta a punto que vincula el uso del móvil a toda una serie de males y plagas reales o meramente psicológicas, en especial durante ese espacio llamado último consultorio nocturno que casi todos prácticamente religiosamente antes de acostarnos. Si eres de los que no teme a las radiaciones electromagnéticas que emiten los móviles y no dudan en roncar en su compañía cada noche… bienvenido, formas parte del 44% de los usuarios que le hacen un hueco a su dispositivo móvil al lado o en la cama mientras duermen.

captura-de-pantalla-2017-01-04-a-las-13-00-05

El mayor estudio realizado hasta la fecha sobre los supuestos peligros del uso del móvil se llama Interphone, coordinado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer. Su propósito es el de descubrir vínculos entre el uso del móvil y el cáncer en el cerebro pero diez años de datos y estudios no reveló ningún aumento de riesgo. Debido a la metodología usada y los sesgos presentados por el estudio, el CIIC se curó e salud y clasificó los campos electromagnéticos como carcinógenos para los seres humanos, en el mismo grupo que el café.

Sólo existe una asociación causal, en realidad el estudio no indica un aumento del riesgo a desarrollar tumores cerebrales. Mientras tanto, la OMS sigue encargando estudios y ha elaborado una serie de directrices para limitar la exposición a esas temibles radiaciones electromagnéticas. Pero descuida, en realidad vivimos bañados en radiaciones y no nos pasa nada. Así que relax, preocúpate más por la factura del móvil que por sus radiaciones electromagnéticas no ionizantes.

captura-de-pantalla-2017-01-04-a-las-12-52-29

Hueles a chamusquina… ¡arderás en llamas!

No te acuestes con el móvil debajo de la almohada y cargando, si te huele a chamusquina aciertas de pleno… ¡no tientes al diablo! Atrapado entre el colchón y la almohada, el móvil hiperventilará y acabará sobrecalentándose pudiendo acabar prendiendo fuego en son de desesperación ante su definitiva partida… y no querrás acompañarle en su última morada donde casi acabó Ariel Tolfree cuando su móvil Samsung Galaxy S4 prendió fuego debajo de la almohada mientras dormía. Samsung dice que el móvil era seguro, atribuye la culpa a la batería que no era la original.

El tiempo acabaría haciéndole tragar su palabrería a Samsung, nadie queda ajeno a la desdicha que pasó fractura a Samsung y su inflamable Galaxy Note 7 que dejó finalmente de fabricar ya que su batería entraba en combustión espontánea; incluso con terminales de sustitución. El problema venía de las celdas de las baterías, hay que reconocer que la esperanza de vida de las baterías en un argumento clave en su venta, de ahí que existe una autentica carrera armamentística entre fabricantes de smartphones que quieren sacar lo máximo, nunca mejor dicho…

captura-de-pantalla-2017-01-04-a-las-12-54-28

¡La luz azul de los móviles produce insomnio!

El insomnio, ese hijo de satán nocturno que nos impide conciliar el sueño, es en realidad una especie de esbirro enviado por nuestro móvil que, no contento por producirnos fatiga y estrés ocular de día, decide fastidiarnos los ciclos del sueño también con su luz azul muy dañina para el ojo. El uso excesivo del móvil y sobre todo este último consultorio nocturno y trasnochador que todos realizamos antes de caer en los brazos de Morfeo, el 44% de la gente lo hace, es fatídico. Lo es si tu intención es tener una noche de sueño reparador y placentero.

Puede que estés cargado de buenas intenciones al dejar el móvil debajo de la almohada o al lado de la cama, pero lo más probable es que sufras el síndrome de las notificaciones fantasmales. Emite luz azul, lo que es bueno para la resolución de la pantalla y también por estimular la circulación ocular pero no tanto para el sueño ya que inhibe la producción de la melatonina, una hormona que regula los ciclos del sueño; perturba los ritmos circadianos. La explicación está en que la longitud de onda de la luz azul es similar a la luz del día, por lo que engaña al cuerpo.

captura-de-pantalla-2017-01-04-a-las-12-55-52

Alergia….hipersensibilidad electromagnética!

Si tienes síntomas crónicos inexplicables,… puede que sufras de electrosensibilidad por tu exposición a los campos electromagnéticos. La OMS no la reconoce como enfermedad a pesar de que cerca de un 10% de la población mundial dice sufrir por esas radiaciones emitidas por los móviles, es el trastorno psicológico que más crece en el mundo a pesar de que los estudios niegan su existencia. Enfermedad imaginaria sin base científica o real malestar postmoderno. Es una falsa creencia que afecta con mareos y migrañas a gente en todo el mundo.

Es un malestar psicosomático, responsable de un sinfín de males como la fatiga, palpitaciones cardíacas, falta de concentración, etc. En realidad lo pacientes diagnosticados ni siquiera perciben la radiación emitida por los móviles… así que todo se resumiría a un estrés que en este caso podríamos calificar de digital. Todo apunta a causas psicosomáticas pero si estás convencido de que lo sufres, siempre puedes encontrar zonas libres de ondas para ir a vivir como por ejemplo la zona de Green Bank, en las montañas del estado de Virginia Occidental.

captura-de-pantalla-2017-01-04-a-las-12-56-57

Altera tu estado emocional y tu salud cerebral

Llega la noche y nuestro cerebro le da vueltas a mil pensamientos, cogemos el móvil una y otra vez para consultar nuestras redes sociales, conversaciones del wasap o messenger y… nos quedamos pensando. Esta sobreexposición nocturna alimenta nuestra adicción y activa las mismas áreas del cerebro que las drogas además de degradar la velocidad de las señales nerviosas que afecta directamente a las emociones. Ese mal hábito aumenta nuestra dependencia a estos impulsos neurológicos y afecta procesos emocionales como la atención.

Lee un buen libro para estimular tu gen creativo pero no uses estos últimos minutos antes de dormir para consultar el móvil, produce excitación neurológica que afecta la toma de decisiones y control cognitivo. El estudio que permitió llegar a esta conclusión fue publicado en la revista PLoS One, por investigadores en China. El problema no está en el uso del móvil antes de dormir sino más bien en su consulta abusiva con un acusado grado de implicación emocional. Usa el móvil como despertador pero deja las mensajería y las redes sociales ya que podrías irte a la cama con las emociones revueltas y no conciliar el sueño.

captura-de-pantalla-2017-01-04-a-las-12-58-31

Es cancerígeno, te dejará la mente hecha trizas

Los móviles emiten radiación electromagnética, es sabido de todos aunque la pregunta es saber si es perjudicial para la salud, y más teniendo en cuenta que en el mundo ya hay más móviles que habitantes en la tierra. Esos campos electromagnéticos son incapaces de romper los enlaces químicos existentes en el cuerpo humano. No existen fundamentos científicos al respeto, las ondas del móvil no perjudican a la salud. No se han encontrado evidencias hasta la fecha de que el uso de los móviles aumente el riesgo de desarrollar un tumor cerebral.

Las radiaciones del móvil son de baja potencia; tienen un pico de potencia que va desde 0,1 hasta 2 vatios y desciende a medida que aumentemos la distancia con el móvil. Hay estudios a tutiplén pero ninguno confirma estos supuestos efectos perjudiciales para la salud humana. A lo sumo recalienta un poco los tejidos superficiales en torno a tu oído pero de ningún modo llegará a freírte el cerebro u otros órganos internos… basta de bulos. Tampoco hay pruebas reales de que interfieren con la actividad eléctrica cerebral,… el síndrome de hipersensibilidad electromagnética no existe como tal y el móvil no es más cancerígeno que el café o las palomitas. En cambio… cuida de tus emociones, la felicidad es la clave para alejarnos de las enfermedades!