veganleather1

3 alternativas vegetales y sostenibles al cuero animal

vtpp_ej03

El cuero es un proceso altamente contaminante, sea animal cobrándose millones de vidas o sintético al usar materiales derivados del petróleo mediante procesamientos químicos nada sostenibles. Existen alternativas que van desde el poliuretano ecológico hasta fibras sintéticas y demás cueros vegetales basados, entre otras cosas, en las fibras de las hojas de piña y en los micelios o raíces de los champiñones.

Son materiales libres de crueldad animal, biodegradables o reciclables, además de muy versátiles ya que se pueden usar tanto para suelas de zapatos como chaquetas, asientos de coche, accesorios de moda y hasta se pueden usar para confeccionar ropa interior. No sólo permiten la fabricación de tejidos muy similares a los tradicionales sino que nos permiten experimentar con nuevas texturas.

Lucen bien y nos hacen sentir bien porque son tejidos libres de crueldad animal. Vacas, cerdos, ovejas, caimanes, avestruces, hasta perros y gatos en China se usan para crear cuero animal. Millones de animales acaban cada año en los mataderos para que sus pieles alimenten la industria del cuero.

#vistetupropiapiel es una acción viral llevada a cabo en todo el mundo por AnimaNaturalis a la que te puedes sumar difundiendo un desnudo tuyo en tus redes sociales, sosteniendo un cartel de la campaña con mensajes como el de la imagen que se ve junto a este artículo.

Unirse en defensa de los animales es una importante muestra de protesta social por la muerte de los animales pero no debe de acabar ahí. Sé consecuente con tus actos también, existen muchas alternativas vegetales al cuero animal y te vamos a hablar de ellas.

veganleather2

Fibras artificiales de origen natural o sintético, el ECO TPU

Gran parte de las firmas de ropa vegana usan el poliuretano como materia prima, es un polímero sintético derivado del petróleo ya que se obtiene al hacer reaccionar un poliol y un isocianato petroquímico. No encaja con el concepto de industria sostenible aunque sí lo hace en mayor medida el poliuretano termoplástico ecológico o ECO TPU. Está compuesto en un 60% de materiales de origen vegetal, y la explicación está en el poliol del que hablamos antes.

En efecto, el poliol se puede generar a partir de aceites vegetales como el aceite de ricino, soja o girasol sin dejar huella en la tierra. Es menos contaminante que el poliuretano convencional aunque no lo es al 100%. Aún así son pocas las firmas que han apostado por el ECO TPU, la diseñadora Stella McCartney siendo una de sus más fervientes abanderadas. El mayor argumento en contra del comercio de pieles animales es la crueldad pero el consumo de cuero también es responsable de la deforestación y contaminación del agua en todo el planeta Tierra.

El poliuretano ecológico usa un 60% de materiales de origen vegetal, entre otros el aceite de ricino, soja y girasol

Es más, el consumo de cuero va en aumento hasta el punto de que se vuelve más valioso para los granjeros que la carne, de ahí que no escatiman en matar animales para vender su piel antes de que por su carne. Ser vegano es vestir su propia piel.

En Petalatino han creado una guía visual para saber cómo vestir vegano: ropa, zapatos y accesorios de moda. Esta guía nos enseña a leer las etiquetas para identificar con mayor facilidad los materiales veganos que podemos utilizar como por ejemplo la piel sintética, el algodón, la lona, la micro-fibra, el nailon o poliéster así como el lino, el rayón, la sarga, los plásticos reciclados, etc.

veganleather3

En su vídeo, Stella McCartney hace un alegato en contra del comercio de pieles animales, sin olvidar tampoco otros materiales de origen animal como por ejemplo el alpaca, angora, gamuza, vicuña, vellón, mohair,…

Si bien no es perfecto, el poliuretano eco-sostenible sigue siendo la alternativa vegana predilecta a la piel animal. Ayuda a reducir la contaminación con menos emisiones de dióxido y uso de cianuro, arsénico y otras sustancias químicas que se usan en los procesos de curtido de la piel para suavizarla, sin olvidar los residuos que acaban contaminando el agua subterránea. Aún así no es la opción más verde, así que sigamos buscando… algodón orgánico, cáñamo o bambú; opciones no faltan.

veganleather4

Piñatex, fibra vegetal sostenible hecha con hojas de piña

Es el resultado de siete años de investigación, y su creadora es la española Carmen Hijosa. Siempre ha trabajado en el sector del cuero en busca de una alternativa vegetal y sostenible, lo que la llevó a inspirarse en las prendas tradicionales filipinas hechas con telas de fibra de piña. Se trata de un material muy versátil, fino, flexible y a la vez resistente que no requiere de más tierras ni agua ni fertilizantes ya que se fabrica a partir de los residuos de las fibras de la hoja de la piña.

veganleather5

No sólo es ético y sostenible sino que además es socialmente responsable ya que permite a los agricultores vender un subproducto de la piña que de otra forma sería desechado, con el consiguiente aumento del poder adquisitivo que supone para los campesinos; al menos hasta que lleguen las grandes cooperativas. Ay, y descuida… ninguna piña ha sido maltratada durante la recolecta de sus hojas. Si echamos un vistazo a la hoja de ruta de este material, parece el perfecto sustituto vegetal, y no sólo para el cuero sino para todo tipo de prendas. No te pierdas el Instagram de Piñatex.

Es ligero, flexible y transpirable. Puede ser teñido, estampado y tratado para darle texturas y acabados diferentes. Las fibras extraídas producen un residuo de biomasa que se revierte a los campesinos que la usan como abono para sus plantaciones; además de fertilizante orgánico se puede usar como biogás, otra fuente de energía renovable en boga. Ananas Anama, el fabricante del Piñatex, lo elabora en España donde ya trabaja con marcas como Camper o Puma para la creación de un prototipo de cuero vegetal; también ha sido galardonada este año con el premio a la Innovación de The Arts Foundation.

veganleather6

Champiñones, el recurso más abundante en la naturaleza

Philip Ross es el fundador de Mycoworks, la empresa detrás del desarrollo del cuero hecho a base de champiñones, uno de los recursos más abundantes que podemos encontrar en la naturaleza. Han creado un cuero que usa los tejidos vegetativos de los champiñones, hablamos de los micelios o raíces de las setas y hongos. Es tan versátil que no sólo permite la creación de cuero sostenible y orgánico sino también de plástico o espuma biodegradable.

veganleather7

En su fase de crecimiento se le puede agregar otros materiales según la finalidad que se le vaya a dar al producto. Tiene el aspecto y se siente como el cuero, pero libre de crueldad animal. Otra ventaja con el que cuenta es que se trata de un producto de carbono negativo, es decir que no solo no produce un impacto negativo en el medioambiente sino que absorbe parte del dióxido de carbono. Es un material fuerte y resistente al igual que el cuero convencional, antibacteriano, resistente al agua y transpirable ya que hecho de fibras naturales; y 100% biodegradable.

Los procesos utilizados en su fabricación no implican el uso de químicos y son baratos en comparación con los usados en la industria de cuero animal. Es tan buen material que encontramos otras iniciativas similares como la italiana Grado Zero Espace y su cuero vegetal llamado Muskin. Aunque en este caso no usaron los micelios sino el sombrero de los champiñones, es decir las laminillas que contienen las esporas. Similar al cuero o a la gamuza, es muy resistente; sus procesos de fabricación también son libres de químicos y otras toxinas.