Autopistas del futuro, carreteras solares de Scott Brusaw

Carreteras y más carreteras,… vayas donde vayas, casi seguro que te encontrarás no solo una sino decenas de carreteras y autopistas. ¿Sabías que la autovía más larga del mundo es la Panamericana? Mide exactamente 25.800km. Impresionante. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar en cómo serían las carreteras del futuro? ¿Será el coche del futuro una mera cápsula viajando a alta velocidad en túneles surcando el cielo? No pretendemos mirar tan lejos, pero sí repasaremos algunas de las propuestas existentes hoy en día para mejorar las carreteras y hacerlas más eficientes.

Hoy, existe una idea que está calando hondo entre los políticos y la sociedad en general y es la búsqueda de soluciones que permitan hacer las carreteras más seguras y eficientes en cuanto al gasto energético producido. La seguridad vial siempre ha sido una prioridad pero la cuestión energética preocupa cada vez más a la sociedad. Tal vez no haya llegado todavía la hora de reinventar la rueda ya que las carreteras cumplen con su cometido, pero si perfeccionarla por medio del uso de materiales más inteligentes.

El asfato, un material… ¿desfasado?

Captura de pantalla 2013-09-21 a la(s) 17.50.54

El asfalto, por ejemplo, su mantenimiento es muy caro y es un material muerto.. sólo sirve pasar ser pisado y drenar el agua de las lluvias. ¿Por qué no lo sustituyen por algo más útil y dinámico? Paneles solares, sistemas de iluminación con tecnología LED,… de ello vamos a hablar ahora. Scott Brusaw es ingeniero estadounidense. Lleva años trabajando en una idea que poco a poco se va alejando de las mesas de trabajo para convertirse en realidad por medio de varios prototipos ya probados en carriles bicis, aceras, parques infantiles y demás aparcamientos de EEUU.

Estos prototipos han estado funcionando tan bien durante años que quiere dar el salto a la red de carreteras desarrollando secciones de carreteras con tecnología solar capaces de convertir la energía solar en energía eléctrica para alimentar las aldeas y pueblos que bordearían las carreteras. La red de carreteras se convertiría de ese modo en auténtica red eléctrica capaz de suministrar energía a viviendas y al mismo tiempo mejorar la seguridad vial usando mensajes preventivos gracias a un sistema de iluminación con tecnología LED, incluso proporcionar servicios de telefonía, televisión e Internet.

Captura de pantalla 2013-09-21 a la(s) 17.51.58

Su idea forma parte de la solución, una respuesta ante la reciente subida del precio del asfalto que pasó de costar 175$ en 2007 a más de 1.000$ la tonelada actualmente. Todo esto por la polémicaidea del pico del petróleo y su inminente escasez… Es más, si se usa iluminación LED, nos ahorramos millones en pintura ya que toda la señalización podría hacerse mediante tiras de LED.

¿Seguiremos construyendo carreteras de asfalto dentro de 50 años? Scott da por respuesta un no rotundo, es inviable. No sólo en el plan económico sino medioambiental ya que el asfalto es el peor enemigo de la naturaleza asfixiando a más de 40.000 km cuadrados de tierra tan sólo en Estados Unidos.

En mi opinión, sustituir el asfalto por paneles de vidrio fotovoltáico no es mucho mejor. No es ecológico ni de lejos, pero la idea seduce en parte. Y esa parte es lo siguiente… puesto que el mal ya está hecho, si revistiéramos toda esa red de carreteras americanas con paneles solares con tan sólo un 15% de eficiencia, ya estaríamos produciendo tres veces más electricidad que el consumo anual de Estados Unidos o, lo que es lo mismo, suficiente energía para abastecer al mundo entero. Arrojando datos de este tipo, pienso que merece la pena examinar de cerca esta tecnología más detenidamente. Esas carreteras integrarían también elementos térmicos para calentar las carreteras en invierno e impedir que se forme hielo. Empecemos por la composición de esas carreteras.

Carreteras solares del futuro, formadas por tres capas

Road Section

Esas vías están compuestas por tres capas. La primera capa está pensada para soportar el tráfico, sería a la vez segura para circular, traslúcida para dejar pasar la luz y convertir el calor en energía eléctrica, y resistente a las condiciones climatológicas adversas. Esa capa en contacto con los vehículos tendrá, a mi entender, que proporcionar un coeficiente de fricción adecuado para detener un coche, y no digamos un trailer de gran tonelaje. En caso de frenazo, la abrasión es sustancial,… ¿aguantará el vidrio? Scott nos dice que sí. Es verdad, elvidrio, con la tecnología actual, puede ser tan o más resistente que el acero. Sí, pero debe ser caro, ¿no? Cada panel costará unos 8.000$ y tendrá una esperanza de vida de unos 21 años. Todo es cuestión de echar cálculos.

La segunda capa sería la capa encargada de generar la electricidad mediante células diseñadas para capturar la luz del sol . Energía que, según comenta Scott, se podrá almacenar y usar para mostrar a través de LEDs integrados a la carretera unos mensajes de advertencia al conductor, no sólo la típica señalización. Si, por ejemplo,está nevando o hay fuertes lluvias, la carretera dará el aviso al conductor. Lo mismo si hay un accidente más adelante. De noche, si un ciervo o… una vaca, cruza la autopista, lo detecta y avisa a los coches para que desaceleren ante el peligro de choque. Esa energía también servirá para la red de iluminación de las carreteras, calentarla en caso de hielo o nieve para derretirlo y, si sobra, revertir esa energía a la red eléctrica para suministrar energía a las viviendas. Almacenar esa energía para su posterior uso parece ser la parte más complicada, pero cada kilometro de autopista podría suministrar electricidad a 165 hogares.

La tercera y última capa incluirá todos los dispositivos necesarios al funcionamiento de la carretera, pero no sólo eso sino que además servirá para todo el cableado que llevará los servicios de teléfono, la televisión e Internet a millones de hogares. Es decir, podrá usarse no sólo para el tráfico de coches y camiones sino también para servicios de comunicación… El caso es que Scott ya firmó un contrato con la Federal Highway Administration para construir un aparcamiento en Idaho con esta tecnología. Esto fue en el 2011 y lo tienen a punto; para hacer el seguimiento, visita su página en Facebook.

solar_07 Solar-Roadways-02

Scott Brusaw ha creado la empresa Solar Roadways para hacer realidad su idea. ¿Limitaciones? Es una idea muy cara… una autopista de dos carriles de un kilómetro requiere 590 paneles a un coste unitario de 8.000€ y una esperanza de vida de 21 años. Además, todos sabemos que la energía solar no es de las más eficientes, al menos por ahora. Es más. Para que los paneles solares sean eficientes, la superficie debe ser impoluta… ¿qué coste tendrá el mantenimiento de esas autopistas?

Por otro lado, hay algo más sencillo que se podría aprovechar y es la presión y peso de los coches… se podría aprovechar para generar energía. Su idea es grande, ¿pero es viable? Lo veo fenomenal para parques infantiles, zonas de recreo, aceras y zonas peatonales, pero para carreteras… en España por ejemplo, la mitad de las autopistas de peaje ya están al borde de la quiebra, así que parece poco probable que se concretice un proyecto así. Visionario u utópico, esa es la cuestión… el problema seguirá siendo el mismo: la voluntad política y la cuestión económica.