electrolux

Electrolux y su cocina inteligente futurista

Por la boca entra la salud y la enfermedad, dijo el sabio. Sin embargo y a pesar de contar con una de las gastronomías más variadas y saludables del mundo, España es un país de gordos mal alimentados que solo supera al resto de vecinos en una cosa; ya somos líderes europeos en obesidad infantil.

La falta de tiempo en un estilo de vida que no para suele ser la principal excusa para atiborrarse a comida rápida, alimentos precocinados o bollería industrial. Es una gran mentira como otro cualquiera. Se puede preparar un plato saludable en menos de cinco minutos, lo que sucede es que para la mayoría, entre los cuales me incluyo, verde suele ser antagónico de apetecible.

Fumar mata y la contaminación aún más, pero las enfermedades cardiovasculares relacionados con una mala alimentación continúan siendo la principal causa muerte en nuestro país. Los datos no son mucho más esperanzadores en el futuro y es que las estadísticas revelan que la obesidad es una tendencia al alza en las generaciones más jóvenes. Mientras te lo piensas disfrutando de una ensalada o pegándole una patada al corazón con grasas saturadas, vamos a hablar del futuro con delantal y gorro de cocina.

Electrolux cocinas futuristas Una de las grandes empresas en esto de los fogones es Electrolux, la multinacional sueca que estos días ha presentado una idea revolucionaria de la que todavía no sabemos su posibilidades técnicas reales. De momento solo es una idea acompañada de un video pero de ser factible y en el caso de que para entonces siga vivo y con ganas de guisar, intentaré pagarlo a plazos con una pensión, seguro de mierda.

Heart of the Home (Corazón del Hogar), que así se llama en un alarde de ingenio publicitario, es una respuesta a las necesidades de los años venideros. Para el 2050, el 75% de los 9000 millones de habitantes que cohabitaremos en este planeta lo hará en ciudades, por lo que el ahorro de espacio se convertirá en una necesidad.

Electrolux cocinas futuristas Los mini pisos KeliFinder pasarán a ser renombrados como lofts diáfanos de estilo modernista y lo que hay nos parece imprescindible pasará a ser carne de reciclado. La cocina del futuro no necesita de sartenes ni ollas, la vitrocerámica actua de superficie de cocción y también de recipiente, y la tecnología táctil, tan de moda en otros dispositivos, pasa a ser una forma de interectuar con los fogones. Henrik Otto, vicepresidente jefe de diseño de Electroloux ha sido el encargado de realizar la presentación oficial de esta cocina inteligente con una superficie de cocción sin forma definida y moldeable según las necesidades del momento. Basta con colocar el alimento, el sistema lo reconoce, y aporta una serie de recetas con diferentes estilos de preparación. Con el dedo el usuario señala la superficie de cocción y la profundidad deseada. Después tan solo es necesario elegir la temperatura y el tiempo y esperar para disfrutar de un buen plato.

Mientras que uno cocina el resto de los invitados puede utilzar el resto de la superficie como barra de bar, sin riesgo de quemaduras, o incluso como mesa de cocina, directamente de la cocina al plato sin mover un pie. Es una forma de optimizar el espacio y también los recursos, pero de momento solo es visible en el papel.

Del precio no se sabe nada, aunque a la vista de las normas del mercado conservad bien la vitrocerámica convencional o vayan untando vaselina que el huraño señor banquero no siempre te quiere de rodillas.

Cocoon, cocina de la nada

También de la mano de Electroloux y su laboratorio de diseño, un certamen dirigido a licenciados y estudiantes de diseño integral de todo el mundo, hemos conocido la propuesta del joven Rickard Hederstierna, un estudiante del curso de tecnología del Instituto de Tecnología de Lund que gracias a su habilidad imaginativa ha ganado 6000 euros y curso de seis meses en uno de los centros de Electroloux.

Electrolux cocinas futuristas Su propuesta, Cocoon es literalmente una “cocina de la nada”, que según su creador puede ser una solución factible para paliar la plaga de hambruna en el mundo. Se trata de un recipiente tipo fiambrera que utiliza un sistema de calentamiento similar al de las bolsas de palomitas de microondas y prepara los platos empaquetados mediante señales de radiofrecuencia que detectan el alimento y evaluan el tiempo de cocción idóndeo.

Genera carne o pescado a partir de una mezcla proporcionada de células musculares de los animales, nutrientes y oxígeno. Además y atendiendo a las necesidades del planeta, Cocoon reduce las emisiones de CO2 al eliminar el transporte masivo de alimentos que es necesario para abastecer el sistema actual.

Todo parece reluciente, pero de nuevo del precio nada se sabe. Y aunque la desconfianza no aporta nada tanta innovación tecnología no resultará barata y si el remedio es más caro que la enfermedad, el hambre seguirá sacudiendo al mundo mientras que en occidente prepararemos un solomillo a la pimienta en una bolsa de palomitas. Electroloux es un negocio y como tal no vende duros a cuatro pesetas. Y escrito queda, el tiempo no me quitará la razón.