4 claves para entender la economía del intercambio y consumo colaborativo

sharing-economy

Únete, no seas tímido y se parte activa de esta innovación social que es la economía del uso compartido y social de cualquier cosa que se pueda compartir: tus trayectos en coche, tu casa cuando no la usas, tu tiempo o tus habilidades, tus conocimientos, objetos olvidados en tus armarios, espacio en tu oficina, tu plaza de parking si está vacía, tus herramientas, tu ropa usada, tu don para la cocina… hasta tu lavadora y cualquier tarea que se te ocurra.

Te damos la bienvenida a la economía de las mil y una facetas, un modelo económico innovador que está ganando millones de adeptos en todo el mundo en esta época de crisis. Su faceta más conocida es la del crowdfunding, un sistema de financiación colectiva que impulsa proyectos e ideas creativas que de otro modo nunca hubiesen visto la luz del día. Internet es un caldo de cultivo con un fuerte componente social donde todo se comparte.

Ya era hora de que ese hábito por compartir información o conocimiento saltase las barreras tecnológicas y afectivas para convertirse en tendencia societal, un concepto que recupera la esencia del trueque, el alquiler, el préstamo o intercambio… esas cosas que siempre han existido en círculos de confianza como las familias o los amigos. La tecnología nos acerca a todos, tanto geográficamente como emocionalmente gracias a las redes sociales.

Ahí está la clave, ya os he desgranado los principales ingredientes de esta economía. Siempre ha existido pero gracias a los adelantos tecnológicos y a las redes sociales peer to peer que refuerzan el sentimiento de pertenecer a una comunidad, ahora está lista para sustituir al modelo capitalista actual ahogado por la crisis… la economía del mundo digital hiperconectado da el salto al mundo real desconectado de valores sostenibles y más solidarios.

Sociedad en crisis, nuevo modelo económico

Captura de pantalla 2014-04-04 a la(s) 19.09.57

El modelo capitalista que impulsa nuestra sociedad del consumo está sentenciado a pesar de los intentos por mantenerlo artificialmente activo… se están agotando los recursos y ante todo la paciencia de todos los que depositamos nuestra confianza en ese proyecto de sociedad del bienestar. Le ha ido relativamente bien durante un tiempecito, pero sus ideales decrépitos están mostrando sus límites… la confianza en el consumo disminuye.

Es más, muchos hemos llegado a la triste conclusión de haber sido engañados o haber vivido con los ojos cerrados mientras todo andaba bien. Esa credulidad está desapareciendo de las esferas corporativas, políticas pero se vuelca en las redes sociales. Ahí nació la cultura que iba a permitir al uso compartido volver a la carga como modelo alternativo. La economía colaborativa es una respuesta a una nueva forma de consumir.

Cultura web, donde el ser social comparte

Captura de pantalla 2014-04-04 a la(s) 19.31.20

El consumo individual se vuelve social, más sostenible y eficiente. Todo partió de la cultura web donde el ser social comparte. Afecta sobre todo a los jóvenes, esos llamados nativos digitales que lo tramitan todo online. En esas redes se establecen relaciones basadas en la confianza y la reputación digital, algo que ha calado hondo hasta renovar ese interés por revivir ese sentimiento y sensación sana de pertenecer a una comunidad.

Es ese fuerte componente de socialización lo que hizo caer la barrera emocional que permite que esas redes de crowdsourcing funcionen hoy. El conocimiento y la información compartida han forjado las bases de la cultura web, ahora esa experiencia social se está adueñando de viejos conocidos como el trueque o el alquiler o el préstamo hasta tomar proporciones bíblicas ya que cualquiera con un móvil puede volverse actor de esta nueva economía.

Consumo más real, renovado y continuo

Captura de pantalla 2014-04-04 a la(s) 20.07.01

El modelo de consumo colaborativo basado en la confianza y la reputación toma el relevo del consumo individual de un mundo en recesión y centralizado por poderes que escapan a nuestra comprensión… es hora de darle una oportunidad a las redes distribuidas de personas cuyo objetivo es la monetización del exceso -sean bienes de consumo o conocimientos- dando acceso a recursos que de otro modo no se podrían disfrutar.

Estamos cansados de consumir productos con fecha de caducidad -obsolescencia programada- y estamos más conscientes de la condición de nuestra economía actual, de ahí esa voluntad de dar paso a productos que duran e ideas que innovan. El objetivo es reducir los residuos producidos por nuestra sociedad dando una segunda oportunidad a los objetos que nos rodean, con el consiguiente ahorro de dinero y positivo impacto ambiental.

Marco de regulación del consumo colaborativo

Captura de pantalla 2014-04-04 a la(s) 20.42.01

La economía del compartir está creciendo a un ritmo increíble, ya mueve millones en la economía real y está empezando a generar trabajo pero… no deja de levantar ampollas entre los actores económicos que están arraigados al actual modelo económico. Esa nueva pieza en el tablero no se amolda al capitalismo fatigado de hoy. Los cambios siempre asustan, ven como esa tendencia está mermando sus beneficios y es normal.

Estamos viviendo una época de transición, una vez vez… lo mismo ocurrió con las redes p2p de descarga ilegal de música, se apresuraron en crear un nuevo marco legal plagado de desafortunados titubeos pero de todo ello salió un nuevo modelo de negocio: el streaming online. Si bien existen implicaciones legales y tributarias no del todo bien definidas, seguro que al final el consumidor saldrá ganador con un marco de regulación que asegure su protección y seguridad en esos intercambios.

La economía colaborativa despierta mucho interés y fervor entre los entusiastas, pero es que se trata de una semilla que abre el camino a cientos de aplicaciones, creando valor en un entorno a la vez sostenible y localmente conectado. Es el desenlace final que engloba muchas ideas y conceptos como el reciclaje, la solidaridad, la cocina km 0 o la slow life por citar algunos. Estamos alterando nuestra forma de consumir, nos volvemos no sólo consumidor sino también vendedor, distribuidor, cocinero, préstamista, profesor o inversor,…

Captura de pantalla 2014-04-04 a la(s) 21.41.47

Esta economía afecta todas las capas de la sociedad empezando con el sector hotelero hasta el sector del transporte pasando por el sector financiero. Ya contamos con cientos de plataformas de crowdsourcing que nos permiten alquilar una habitación en casa de particulares para las vacaciones, compartir un trayecto en coche, financiar una idea creativa, compartir un taxi o alquilar el coche de un particular, crear un bote para regalos en grupo,…

…intercambiar tus habilidades o competencias, buscar un espacio de coworking, disfrutar de actividades organizadas por gente local, reciclar lo que ya no usas, dar clases o buscar a un profesor que imparte clases online, intercambiar ropa para tus niños, compartir porciones de comida entre vecinos, compartir aficiones y actividades de ocio, buscar financiación privada entre personas, intercambiar libros usados y un largo etcétera.

El éxito de esas microredes peer to peer depende directamente de la densidad de población digital que sean capaces de atraer a nivel local para que el intercambio pueda funcionar, sea una porción de pastel de manzana de tu vecina sea un encuentro entre desconocidos con quienes compartes una afición. Otro dato sensible es el tema de la confianza. Para que funcione es necesario que cada plataforma tenga unos sistemas fiables para comprobar la credibilidad y honestidad de los usuarios, sea a través del karma o de su reputación social. Concluimos este artículo con un pequeño listado de los actores principales y mas singulares de esta nueva economía colaborativa.

Airbnb – alojamiento peer to peer para compartir

Blablacar – encuentra un trayecto y comparte coche

Kickstarter – financiación de proyectos creativos

JoinUpTaxi – comparte un taxi con otras personas

SocialCar alquiler de coches entre particulares

Leetchi crea un bote para hacer regalos a amigos

Cercamia intercambio y comparte conocimientos

eWorky espacios de coworking y oficinas para compartir

Trip4Real planes alternativos organizados por gente local

Reciclalia lo que ya no usas ofrécelo, pásalo o recíclalo

Floqq más de 10.000 cursos en vídeo entre particulares

Grownies intercambio inteligente de ropa para tus hijos

CompartoPlato comparte lo que cocinas con los vecinos

Uolala conoce gente y haz actividades en grupo

Comunitae servicio de financiación peer to peer

BookMoch comunidad para el intercambio de libros usados

Montatulunademiel organiza en comunidad tu Luna de Miel gratis

I love science invierte en salud financiando proyectos científicos

Ideas solidarias banco de ideas y buenas prácticas solidarias

Nubelo crowdsourcing de profesionales freelance de habla hispana

Fiverr contrata y ofrece tareas y servicios a partir de 5$

Verkami apoya y financia ideas de artistas innovadores

Camp in my garden ve de acampada en el jardín de un particular

Fromlab financiación colectiva de productos físicos e inventos

Rentamus alquila cualquier cosa que necesites a buen precio