Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido VIII: Maniac Mansion

scumm Monkey Island Maniac Mansion LucasArts aventura gráfica El comienzo de algo nuevo y novedoso

Hubo una época en la que el motor gráfico SCUMM era el rey de las aventuras gráficas. La compañía LucasFilm, del conocido George Lucas (creador de obras de arte como Star Wars o Indiana Jones), vivía una era de grandeza en el mundo de los videojuegos. A finales de los 80 y principios de los 90 tenían en el mercado una cantidad considerable de aventuras gráficas de una calidad envidiable cuyo listón dejó muy alto para las venideras. El guión era muy original, disparatado en muchos casos, y el motor SCUMM daba muchas opciones a la hora de jugar. Era un motor creado específicamente para Maniac Mansion (Script Creation Utility for Maniac Mansion) y que luego se utilizó en los juegos venideros. A veces se hacía difícil debido a la complejidad de las acciones que teníamos que llevar a cabo pero merecía la pena. Como iba diciendo, gracias a éste motor para las aventuras gráficas pudimos ver a juegos de envergadura como Monkey Island, Indiana Jones and the Fate of Atlantis o Maniac Mansion, título del que me encargaré de hablar hoy.

Me acabo de dar cuenta de que la introducción de esta semana para la sección Juegos Clásicos que no deberían caer en el olvido me ha quedado bastante inmensa pero Maniac Mansion merece una ambientación inicial digna de él. Ahora que estamos en situación de la época en la que salió y algunos de los juegos que le acompañan es hora de comenzar. Abrochaos el cinturón del De Lorean y encended el Condensador de Fluzo pues ha llegado el momento de volver al pasado.

¿De qué va Maniac Mansion?

scumm Monkey Island Maniac Mansion LucasArts aventura gráfica Podríamos decir que es un juego que rinde tributo a las películas de serie B. Aparecen doctores malvados, momias, casquería y otros clichés que lo hacen único. La trama se desarrolla en una enorme mansión en la que cayó un meteorito 20 años atrás. Desde entonces ocurren cosas extrañas en ella y su dueño, el Dr. Fred no hace más que añadir más misterio a la mezcla final.

La pobre animadora Sandy es secuestrada por el Dr. Fred y Dave junto a sus amigos irán a rescatarla de esa lúgubre mansión.

Al comenzar Maniac Mansion tendremos la posibilidad de elegir a los personajes con los que se desarrollará la historia. De 7 personajes seleccionables elegiremos 3 para jugar, cada uno con habilidades diferentes. El novio, Dave, estará en el grupo junto a otros dos. Depende de los que elijamos la estrategia y la forma de continuar en el juego será de una forma u otra.

scumm Monkey Island Maniac Mansion LucasArts aventura gráfica Aparentemente el argumento es simple: chica es secuestrada y chico va a salvarla. Pero no nos dejemos engañar por esta estrategia que llevan muchos juegos. Éste es diferente. Los personajes que encontraremos en nuestro periplo serán de lo más variopinto. Desde el propio Dr. Fred, su ninfómana esposa Edna, los dos tentáculos coloridos, e incluso en meteorito que cayó cerca de la mansión 20 años atrás.

Los chistes, gracias y rompecabezas que parecen un sinsentido son la guinda del pastel. Algunos sabréis de qué hablo pero para quienes no lo sepáis deciros que fueron los comienzos de hilarantes sagas como Monkey Island, que tiene el mismo hilarante humor aunque con un aire más piratesco.

Las risas y los quebraderos de cabeza están asegurados en Maniac Mansion.

De Commodore 64 a NES con grandes cambios

Primeramente fue lanzado al mercado para Commodore 64 por aquel año de 1987. Como siempre pasa, poco tiempo después se hicieron algunos cambios en colores y texturas pudiendo ser lanzado para otros scumm Monkey Island Maniac Mansion LucasArts aventura gráfica dispositivos gracias a la versatilidad del motor SCUMM. En 1988 se lanzó en Japón para la consola Famicom (NES europea) no sin algún que otro cambio considerable. Era bastante más feo y los gráficos daban risa. Menos mal que no tardaron mucho en rehacerlo para PC y MAC ya con un lavado de cara visual y sonoro. Aunque la noticia de su llegada en 1990 para la NES pudiera parecer buena, Maniac Mansion fue sometido a tal tijeretazo de censura que fue un desembarco bochornoso en costas europeas y americanas. Se censuraron diálogos, imágenes e incluso partes del guión por el mero hecho de que podrían ofender a los jugadores. Si esos tijeretazos ocurrieran hoy en día no podríamos hacer otra cosa más que reírnos de ellos en su propia cara.

Visualmente hablando…

En su primera versión soportaba dos colores. Dos colores por no decir verde y negro porque era lo que había en la época, los monitores no soportaban otra cosa y los procesadores no eran capaces de mover más que eso.

Con los años fue ganando en colores y detalle, teniendo en cuenta las limitaciones del momento, por supuesto. Los escenarios eran muy coloristas y con gran detalle a la hora de realizar las acciones típicas de una aventura gráfica. Podríamos llegar a desesperarnos para solucionar situaciones de formas que jamás se nos hubiera ocurrido.

El sonido también fue mejorando con los años. Al principio sonaba bastante cutrecillo (como podéis observar en el video que he puesto) pero según avanzaban las versiones también lo hacía el sonido. Se añadieron instrumentos y segundas melodías con las que Maniac Mansion ganaba profundidad.

Si bien los juegos de LucasArts, antes LucasFilms, se han caracterizado por la imposibilidad de la muerte de los personajes (intentad matar a Guybrush en Monkey Island), en Maniac Mansion podían morir de formas la mar de estúpidas, dejándonos con cara de mono de tres cabezas y comenzando con otro personaje. Si morían los 3 que llevamos, ya hay que ser cafre para hacerlo, el juego terminaba y se acababa la historia sin un final feliz.

scumm Monkey Island Maniac Mansion LucasArts aventura gráfica El control era muy bueno, las acciones a realizar gracias al motor SCUMM eran casi infinitas y las maneras de hacer las cosas variaban dependiendo del jugador. Al abrir tanto el abanico de acciones era complicado dar con la correcta. Era común desesperarse probando cada utensilio que teníamos en el inventario con cada objeto de la mansión a ver si pasaba algo y avanzábamos de una vez. Aun así, si se le daba un poco al coco, como hay que hacer en las aventuras gráficas, Maniac Mansion poseía una dificultad digna de los mejores jugadores pero siempre lo suficientemente fácil como para no quedarnos atascados mucho rato.

Conclusión final sobre Maniac Mansion

Concluiré diciendo unas palabras con las que comencé este post. La época dorada de las aventuras gráficas vinieron de la mano del motor SCUMM y LucasFilm. Estoy convencido de que juegos de ese género y calidad no volverán a aparecer, al menos durante largo tiempo pues no es lo que se demanda. Quedémonos con los clásicos que merecen la pena y no dejemos que caigan en el olvido. Rejuguémoslos una sola vez más para sentir aquello que nos hacía jóvenes hace tantos años. Maniac Mansion es de esos juegos clásicos que se ha ganado por méritos propios no caer en el olvido.