Eres más tonto cuando usas el móvil que si estuvieses fumando un porro

El que mucho abarca poco aprieta, es sabido de todos que más vale centrarse en una cosa bien hecha que tratar de realizar varias tareas a la vez. Oigo desde hace años decir que el homodigitalis social es multitarea…¡falso! En realidad no somos multitarea, esto es una leyenda urbana, no existe aunque estés convencido de lo contrario. Lo que hacemos es realizar varias tareas pasando rápidamente de una a otra sin que tu mismo te des cuenta de ello… ¡el cerebro y sus misterios!

Dicho esto, es cierto. Eres más tonto cuando usas el móvil que si estuvieses fumando un porro, y no lo digo yo sino una investigación llevada a cabo por el Instituto de Psiquiatría de la Universidad de Londres. Involucró 1.100 trabajadores de una empresa británica a la que sometieron a pruebas de multitarea usando dispositivos electrónicos. Y el resultado es alucinante: provoca un descenso en nuestro coeficiente intelectual de diez puntos, dos veces más que fumar maría.

No somos multitarea, sólo pasamos rápido de una tarea a otra

El 69% de los trabajadores demostraron dificultades en centrar su atención en una sola cosa a la vez. Esto nos lleva al deficit de atención que estamos sufriendo cada vez más personas en esta era digital; en especial los más jóvenes. El uso intensivo de las redes sociales y el móvil nos afecta, perdemos paciencia rápidamente y la concentración cae en picado. Somos más lentos a la hora de pensar e incluso puede teñir de negro nuestro gen creativo.

En otra investigación realizada en la Universidad Carnegie Mellon, el Dr. Marcel estudió la actividad cerebral de las personas que realizaban varias tareas al mismo tiempo, primero dos tareas por separado y luego juntas. Sus conclusiones confirman lo del estudio anterior ya que demostró que la actividad cerebral disminuye cuando una persona intenta hacer dos cosas a la vez.

Somos más lentos a la hora de pensar e incluso puede teñir de negro nuestro gen creativo

cut-the-rope-1558978_1280

Llenamos los huecos con gamificación aleatoria de bolsillo

Una tarea nueva exige un esfuerzo para situarse, luego si pasamos a otra interrumpimos ese proceso de concentración. No hacemos otra cosa que mezclar datos y crear ruido a su alrededor. Piénsalo, con el móvil en mano nos pasamos el día llenando esos instantes huecos, de aburrimiento, en una especie de gamificación aleatoria de bolsillo… es decir que pasamos de un mensaje desatendido del whatsapp a una notificación cualquiera del móvil o consultas superfluas del Facebook.

Esos momentos de aburrimiento, como la cola del supermercado, la sala de espera del ambulatorio o en la parada de autobús ya no están vacíos ni en silencio; el único que nos queda es el momento sagrado de la ducha… aunque los móviles anfibios ya están entre nosotros. Los llaman instantes de gamificación porque las consultas al móvil están ligadas a recompensas; no son chapitas que te dicen que pasas al siguiente nivel sino esos “me gusta”.

las redes sociales nos imponen la megustocracia, esos instantes de gamificación

¡Cultura de la distracción, desacelera y haz un uso slow de la…Publicado por Ounae en Viernes, 4 de noviembre de 2016

Facebook, Instagram, Twitter,… todas las redes sociales nos imponen la megustocracia, y esto hace que accedemos a la tecnología por periodos más cortos de tiempo y favorece la distracción. De hecho, la practicamos a diario. Por desgracia la distracción funciona como un músculo… cuanto más distraídos somos más distraíbles nos volvemos. Vivimos una crisis de atención que alimentamos día sí y otro día también mediante dispositivos como el móvil o la tablet.

Vivimos una cultura de la distracción, es hora de retomar el control

shield-728532_1280

Es hora de retomar el control y hacer un uso slow de la tecnología, usarla con razón, de lo contrario seremos incapaces de concentrarnos más de unos minutos en una tarea.. ¿qué clase de entrenamiento es para nuestros cerebros? Nuestra relación con el móvil no es sana; el 60% de los jóvenes y el 37% de los adultos son adictos. Pero la pregunta real es… ¿nos volvemos adictos al smartphone o estamos biológicamente programados para ello?

Nuestros antepasados estaban conectados permanentemente a la distracción, era una cuestión de supervivencia. Eran cazadores con los sentidos alertas a cualquier ruido sospechoso. Por ejemplo, un león emboscado entre los arbustos, un crujido era suficiente para avisarnos del peligro. El que no estaba programado para biológicamente para la distracción moría y por ende, no era nuestro antepasado. Estamos inadaptados al móvil y su contenido viral.

estamos biológicamente inadaptados al móvil, programados para la distracción

¡Estamos biológicamente inadaptados al móvil!Publicado por Ounae en Jueves, 3 de noviembre de 2016

La tecnología puede resultar muy invasiva, no dejes que se adueñe de tu vida

tree-200795_1280

Es una trampa mortal en la que todos caemos, pero hay una solución. Es muy importante darse tiempo y espacio, desconectar de la tecnología y crear hábitos saludables. No es una casualidad si las mejores ideas se nos ocurren en la cama o mientras nos duchamos, le damos un respira a nuestro cerebro y este resulta más creativo. Necesitas una tregua tecnológico. No consultes el móvil cada x minutos, no dejes que se adueñe de tu vida… lo ideal es crear momentos de consulta varias veces al día, con un máximo de cinco sino caerás en la tentación.

Silencia el móvil, desactiva las notificaciones del laptop, estáse seguro de que no vayan a molestarte. Ahora escoge una tarea importante y dedícate por completo a ella usando la técnica Pomodoro, es decir que administras tu tiempo en intervalos de 20 o 25 minutos y una serie de descansos de 5 o 10 minutos. Aprovecha ese descanso para estirar piernas y hacer ejercicio de respiración. Bebe agua, sal a la terraza, mueve tu cuerpo. Si practicas se convertirá en un hábito.