10 tips para aprender a seleccionar tus tiempos de desconexión digital

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-10-30-50

Párate a pensar en tu último fin de semana de cena con los amigos, ese domingo lluvioso en casa con los niños o en esa comida familiar cuando desconectas agarrando el móvil y antepones una notificación del Facebook a las personas que tienes a tu lado… ¿qué clase de mensaje transmite? Poner a alguien en espera, tenerlo de segundo plato con los dedos deslizando por la pantalla del móvil sin otro rumbo que el cotilleo, ver qué pasa en la vida de los demás mientras no vivimos la nuestra… es motivo de preocupación, esos instantes no volverán.

El móvil llena todos esos momentos huecos del día hasta que los colma y se convierte en ladrón de instantes, instantes que mueren por inanición social con los que comparten tu espacio vital. Lo curioso es que no te das cuenta hasta que tomes la decisión de salir sin tu móvil, olvidarlo a posta en la mochila y no tenerlo delante de tus narices todo el tiempo; en otras palabras hasta que seas consciente del uso que haces de la tecnología. Es vital hacerlo aunque nadie se de cuenta de tus esfuerzos por desconectar y regalarles tiempo de calidad.

El móvil, ese ladrón de instantes que mueren por inanición social con los que comparten tu espacio vital

Las redes sociales nos [des]conectan, practica la desconexión digital

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-10-37-54

Mirad a esa pareja ahí sentada, juntos pero separados por pantallas de móviles; las redes sociales les [des]conectan. Antes perdía constantemente el móvil en mi casa, tenía que pedirle a mi novia que me llamará para encontrarlo; no hace tanto de ello. A veces estaba en la nevera, otras veces en el baño o encima de la cafetera. El caso es que ahí donde iba me acorralaba el móvil, llenando de vacío esos momentos de silencio, de aburrimiento o de descanso… ¿cuántas cosas me habré perdido, cuántas palabras se habrán quedado en la punta de mi lengua?

Para caer en la cuenta del impacto real que tiene el móvil en nuestra vida, hay que darse esa oportunidad, la de regalarse tiempos de desconexión. Y practicar esa desconexión digital no significa dejar de lado a las redes sociales y mensajerías sino elegir momentos para hacerlo, relegando al segundo plano el móvil. Te invitamos a seleccionar tus tiempos de desconexión digital siguiendo estos diez consejos, no son claves universales ya que cada uno necesito encontrar los suyos.

10 consejos para crear momentos de desconexión digital

  1. Abraza el día sin móvil, usa un despertador retro o vintage de toda la vida y deja el móvil en su rincón. Toma tu tiempo y dedica unos minutos a desperezarte antes de desayunar relajado. Antes de salir de casa o en el transporte público, dedícale unos minutos al móvil y sus notificaciones.
  2. Haz una lista de las cosas que hacer mientras desconectas del móvil, así no sentirás tanta ansiedad ni caerás en la tentación de cogerlo… aquí te proponemos 15 cosas saludables y slow que hacer sin móvil. Si oyes notificaciones fantasmas, ni caso. Haz algo diferente solo o con tu gente.
  3. Llegas a casa después del trabajo, resiste la tentación y dedica ese tiempo a relajarte sin el móvil. Haz lo que más te guste y deja el móvil en su rincón por al menos una hora. Crea ese hábito con los tuyos para compartir vuestro día fuera de casa, no deprisa y corriendo sino despacito.
  4. Al rincón… todos tenemos nuestro espacio en casa, el móvil también debe descansar en un lugar que no sea tu bolsillo; una cesta en el pasillo de la entrada por ejemplo, importa que no está a la vista.¡Ay, y no olvides silenciarlo entre los tiempos de consulta que hayas establecido!
captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-10-40-37
  1. Aprovecha la cena para plantear el tema de la desconexión digital a tu familia, también puedes hacerlo con amigos o en el trabajo y así saber cómo se sienten respeto a ello y lo que les sugiere. Hablad de las ventajas y cómo aprovechar ese tiempo rescatado, cómo lo llevan día a día.
  2. Inspirándonos en el tarro de los recuerdos, puedes tener un frasco de cristal o bote donde ir metiendo papelitos con todas esas situaciones inesperadas y momentos rescatados de la desconexión digital, anécdotas y puertas abiertas sin pedir permiso, giros inesperados en tu vida slow.
  3. Si sientes tus nervios a flor de piel y temes una recaída, pida a alguien que te esconda el móvil durante un par de días y cuando se te pasen las ansias, que juegue contigo a frío o caliente hasta dar con el móvil; es un destete un poco violento pero efectivo, sólo en caso de emergencia.
  4. En realidad no importa cuándo desconectar sino encontrar los momentos que se adapten mejor a tu estilo de vida, asociarlos con una actividad y respetarlos. Importa alternar esos tiempos con consultorios digitales, unos minutos dedicados a la tecnología dos, tres o cinco veces al día.
  5. Una vez al año, haz un retiro parcial quitando todas esas apps del móvil que consumen tu tiempo innecesariamente. Ellas son las que envenenan tu relación con la tecnología, puede que una semana te baste, las vacaciones o unos días al final de cada mes… tu vida te está esperando.
  6. Facebook, Twitter, Snapchat, WhatsApp, Linkedin,… todas y cada una de esas apps y redes sociales invaden tu vida. Es hora de pensar el uso que les das y tus necesidades reales. No se trata de bloquearlas sino de retomar el control, administrar el tiempo que pases con ellas.