Captura de pantalla 2015-03-05 a la(s) 16.18.47

8 trucos efectivos para controlar tu adicción al móvil

Aceptarlo es parte de la terapia, y lo sabes. El móvil es mucho más que eso. ¿Recordáis a vuestro primer móvil? Yo sí, hace ya 20 años de ello, un Motorola con antena telescópica… Hace poco vi una imagen con cachivaches antiguos que el móvil es capaz de sustituir hoy en día… creo haberlo visto por alguna red social, Facebook creo; impresionante. Es mucho más que un móvil… por algo se llaman smartphones. Si sales de casa sin el tuyo casi que te sientes indefenso. TODOS somos adictos al móvil, en mayor o menor medida. ¿Cómo saberlo?

Captura de pantalla 2015-03-10 a la(s) 12.16.59

Si no puedes cenar con amigos sin coger una llamada o sacar fotos de tus comidas para enviarlas a tu cuenta de Instagram, si paseas al perro al mismo tiempo que respondes tus tuits y comentarios desde la red Facebook, si no puedes salir a correr sin usar el móvil para registrar tus pasos y calorías quemadas, si sacas el móvil más rápido que tu sombra cuando recibes notificaciones… por la excitación de ver qué pasa. ¿Y qué me dices de WhatsApp y demás apps? Está sobradamente demostrado que tiene un impacto en nuestra vida social, incluso afecta al desarrollo de nuestro cerebro… la interacción social a través del móvil es casi afrodisíaca.

Esa adicción o fobia de salir sin el móvil… hasta tiene nombre, se llama la nomofobia -os aconsejo la lectura de este artículo que demuestra cómo las redes sociales -y por extensión el uso del móvil- pueden hasta modificar la química de nuestro cerebro. Hoy, en España, el móvil ya supera al ordenador como puerta de acceso a la red. El 87% de los usuarios con móvil usan un smartphone y de media pasan a diario unas 2 horas y 32 minutos online. Tiempo que dedicamos en esencia a las redes sociales y a jugar: Facebook y Twitter son líderes, seguidos de Instagram y YouTube… luego llega whatsapp y demás redes sociales.

…sin olvidar los juegos. Pero hay más, el 90% de los usuarios móvil que se conectan a Internet lo hacen mientras ven la televisión. Sea para socializarse, consultar información, realizar compras sea para jugar, lo hacemos desde el smartphone con mayor frecuencia. Pero el autentico peligro del móvil no son sus radiaciones sino el simple hecho de sustraer mucho tiempo a nuestras vidas offline, hasta el punto de desatender a veces a los amigos y familiares. Si sientes que deberías recortar tu adicción al móvil, no hay misterio ni se hará por arte de magia: sigue tu sentido común y estos ocho pasos bastantes razonables; a poner en práctica.

  1. olvídalo a consciencia en casa… lo sé, es un poco radical pero deberías hacerlo de vez en cuando como terapia puesto que ayuda a destetar del móvil y regular tu adicción. Pero no sólo dejar el móvil sino toda clase de gadgets que sueles llevar contigo. Hace mucho tiempo me sometí a ese pequeño experimento, sigue ese enlace si quieres leer mi relato.
  2. corta el rollo y apágalo… no sólo en el cine o en tus reuniones laborales sino cuando haces vida social con gente de carne y hueso face to face. Es de mala educación usar el móvil cuando se está con otras personas pendientes de ti; no caigas en ese feo hábito.
  3. no lo dejes a la vista… ojos que no ven, corazón que no siente, ese dicho podría aplicarse aquí aunque también podríamos hacer un símil con la comida chatarra. Resulta más fácil resistirse a la tentación si no está delante de nuestros ojos… ¿qué me dices?
  4. rebélate vs. tuits & co… sentemos cabeza, ¿realmente hace falta enviar tuits y actualizaciones de estado a diestro y siniestro acerca de todos los aspectos de nuestras vidas? ¿No crees que a veces aburre a los demás y… no aporta nasa sino alimentar a tu ego?
  5. vive más tu yo offline… a veces usamos estos “ratos muertos” del día para hacer vida social online en vez de idear un plan para hacerlo en la vida real. Otras veces nos descuidamos para aupar la identidad digital que duramente tratamos de construir online.
  6. apps, sí pero las justas… todos hemos pasado por ahí: acabamos con decenas de apps que nos distraen y no nos aportan nada sino ruido para aburrir nuestras neuronas en vez de disfrutar de actividades más productivas, educativas o simplemente divertidas.
  7. notificaciones desterradas… limítalas al máximo, de hecho yo desactive buena parte de ellas puesto que me distraen y reforzad ese cordón umbilical invisible que me ata al móvil. Muchas veces son la culpa de otro predecible momento a solas con el móvil.
  8. controla tu adicción con apps… si nada de lo que repasamos te ayudo, puede que necesites tomarlo más en serio y ser plenamente consciente de la intensa relación que entretienes con tu móvil; para ello hay apps geniales como Moment, FaceUp o Breakfree.
Captura de pantalla 2015-03-10 a la(s) 12.15.42